CONSUMO TELEVISIVO: conducta agresiva en los niños

Escrito por psikolokospucp 26-10-2009 en General. Comentarios (4)

La mayoría de las personas hemos podido ver por lo menos un episodio de algún programa de ciencia ficción animado. Por lo general estos programas suelen estar dirigidos para un público infantil y adolescente, a la vez el mayor consumo televisivo es por parte de los niños y jóvenes que por su misma edad no filtran aquella información innecesaria y  con frecuencia solo la absorben –a veces inconscientemente- causando una conducta agresiva en ellos. Nosotros, como cualquier espectador nos hemos percatado del nivel de violencia que se transmite, por ejemplo en los dibujos animados cuyos son preferidos por los niños y tienen una gran influencia sobre ellos. Esto ha sido y es una constante preocupación por parte de los padres puesto que es la educación de sus hijos lo que se encuentra en juego por la proliferación de estos programas. Cabe mencionar que no todo lo que se proyecta es violencia; sin embargo, la cantidad de esta en lo programas de ciencia ficción es bastante y capta más la atención de los espectadores ya que reflejan agresión envolviéndola con la comedia.   

 

Además, según algunos autores mencionan que "la televisón es un medio educativo que configura la personalidad de los menores" (Del Valle López 2006:92), y para especificar más este tipo de programas, me basaré en los dibujos animados, por ejemplo  se considera a los dibujos animados japoneses de ciencia ficción “poblados de toscos monstruos y llenos de violencia tecnológica” (Nobile 1992:104), como programas de contenido –mayormente- agresivo “impregnado de violencia física y verbal, plagados de prejuicios y estereotipos, de motivos erótico-sexuales y de situaciones en general poco educativas” (Nobile 1992:98), que debido al consumo de los mismos por ser expuestos abiertamente a través de ciertos medios de comunicación incitan a los niños y jóvenes a comportarse de la misma manera  Así mismo, los más afectados son los niños y adolescente ya que “la conducta imitativa es particularmente sensible en los niños entre 11 y 12 años” (Del Valle López 2006:95), no obstante es un intervalo aproximado de edades ya que es sabido que los cambios en las etapas del hombre no son exactas.

 

En primer lugar, las características temáticas del contenido de este tipo de programas básicamente giran en torno a la acción, un tipo de enfrentamiento ficticio e irrealizable por niños que muchas veces suelen imitar lo que ven. Por ejemplo, la representación de violencia en los dibujos no es una simple expresión de conflictos. A menudo los personajes recurren a enfrentamientos por puro placer al combate ya que lo disfrutan; ubicando a la violencia como objeto en sí mismo, pues expresa cierta grandeza y/o poder en la persona. Además, el uso de temas eróticos es bastante puntual y se puede reflejar a manera de ejemplo en la vestimenta del personaje -por lo general- femenino. Otra característica no menos importante es la manifestación de antivalores en sus personaje, se da -entre otros- por medio de la presencia de antihéroes, es decir, de la competitividad descarnada que expone un sentido diferente a la misma competencia donde “ganar es matar” devaluando la vida del otro y la de sí mismo.

 

http://psikolokospucp.blogspot.es/img/4.jpg 

violencia representada

 

http://psikolokospucp.blogspot.es/img/imagen3.jpg  

manifestación de temas eróticos

 

No obstante, la responsabilidad no es solo de los medios de comunicación, es decir, el echo que la violencia genera violencia es cierto; sin embargo, ¿por qué se genera? y ¿por qué los niños se ven más afectados?, además es justamente la violencia en estos programas lo que ellos disfrutan ver puesto que, como ya mencioné anteriormente, se ve envuelto con la comedia.

 

Por ello, es necesario mencionar a rasgos generales como origen social de la agresión en la conducta del infante, tomando “origen” como causa y procedencia. En otras palabras, los motivos por los cuales el preadolescente es mayor propenso a imitar esta agresión conductual desde el punto de vista psicosocial-comunicativa. Por ejemplo, la teoría del Aprendizaje social o teoría Social Cognitiva de Bandura nos ayuda a enfocarnos a una posible respuesta a esta agresión conductual; ya que esta teoría revela a la observación como el medio más factible para el aprendizaje de los niños. Por tal razón, la televisión es como un tutor para ellos, sobretodo el comportamiento de los personajes televisivos. Así mismo, las características que intervienen en el desarrollo conductual del niño volviéndolo propenso a una agresividad mayor en su comportamiento, son: en primer lugar la tendencia imitativa del espectador, es decir, el echo que adopte roles morales como lo que "está bien o está mal" según la actitud del personaje "bueno o malo". En segundo lugar, la agresión vengativa, que sucede "durante la niñez temprana la agresión es menos física y cada vez más verbal (...) de naturaleza vengativa" (Shaffer, 2000: 555), además la agresión como un acto de daño intencional ha sido dividida en dos categorías: la agresión hostil y la agresión instrumental. La primera es básicamente un agresión ya sea física o verbal motivada por la rabia, la segunda es una agresión dirigida hacia un obstáculo que se interpone entre el agresor y la meta. Esto según David Sheffer en su libro Psicología del Desarrollo. Por ejemplo este último, la agresión instrumental, relacionando con los temas de contenido de los dibujos animados de ciencia ficción, la ideología de conseguir lo que quieren cuando un ejemplo bastante específico acerca de Dragon Ball Z y los combates que realizan por obtener las esferas del Dragón, en este caso la pelea sería el medio para eliminar a cualquier obstáculo. Una reacción posible sería que el niño empieza a crear conflictos solo por el echo de conseguir algo por más simple que sea y toma la violencia como una ventaja es decir un tipo de instrumento para lograr su objetivo.

 

Finalmente, estos programas o mejor dicho el contenido temático de los mismos sería un impulsador en el mayor comportamiento agresivo del niño y adolescente, mas no el que crea la agresión en el niño, solo motiva un aumento en su conducta. De cierta manera la agresión está siempre en el desarrollo de todo ser humano y dependiendo de la formación que tenga y del contexto cultural y social en el que se forme se verá el grado de influencia de la televisión en la persona. Naturalmente, la televisión y en sí los programas que contienen este tipo de contenido agresivo tendrán también responsabilidad de la conducta de los niños. Como ya he mencionado está directamente ligado por las características de sus temas y por el echo que la televisión es un medio de comunicación masivo bastante influyente por diferentes factores. 

 

http://psikolokospucp.blogspot.es/img/5.jpg 

 

http://psikolokospucp.blogspot.es/img/6.jpg 

 

http://psikolokospucp.blogspot.es/img/conductaimitativa.jpg 

 

http://psikolokospucp.blogspot.es/img/imagen.jpg  

"juegos, aprendidos"

 

http://psikolokospucp.blogspot.es/img/imagen2.jpg 

 

 

 

Bibliografía:

 

DEL VALLE LÓPEZ, Angela (2006)

“Los menores ante la televisión: una reflexión pendiente”. EDUCACIÓN: Revista Semestral del Departamento de Educación-PUCP. Lima, 2006, Vol. XV, Nº 28, pp. 2-17.

 

DOMÍNGUEZ A., Carmen Lucía (2001)

“Dibujos animados: Análisis de sus mensajes y de las percepciones infantiles respecto a este género televisivo”. REVISTA TECNOLÓGICA EDUCATIVA. Lima, 2001, Vol. XIV, Nº 4, pp. 589-604.

 

SHAFFER, David R. (2000)

Psicología del desarrollo, infancia y adolescencia 5ta edición. México, D.F: International Thompson Editors S.A. de C.V.

 

 

Mariana Gutierrez C.

20080970